Nos inspiramos en la leyenda maya de los pájaros Toh y Ziú

Cuenta la leyenda que un día Chaac, el dios de la lluvia, convocó a los pájaros para salvar las semillas de un incendio.

 

El Toh era un ave hermosa y sabia; el Ziú un pájaro fuerte y disciplinado.

 

Al encontrarse ante el fuego el Ziú atravesó las llamas con fuerza y valor para salvar al maíz mientras el Toh encontró las semillas del tomate verde buscando con paciencia y meticulosidad.

 

Al regresar con Chaac las semillas sanas y salvas, este les dio un regalo a cada uno.

 

Al Ziú le dio su plumaje negro y ojos rojos para que todo mundo recordara su valentía. Al Toh le dio su hermoso plumaje para recordar la elegancia con la que había rescatado al tomate verde.

 

En Momoto Café tomamos la belleza del Toh y la fuerza del Ziú para dar a nuestros clientes un producto elegante y refinado por medio de un servicio audaz y disciplinado para garantizar la satisfacción de la experiencia completa de Momoto Café.